Inclusión

Punto Digital, la red que conecta a la ciudadanía con sus derechos en Argentina

En Argentina, digitalización es sinónimo de inclusión y es el resultado de una política de Estado de largo plazo que incluye espacios comunitarios de acceso, capacitación y apropiación de tecnologías, así como la posibilidad de realizar todo tipo de trámites gubernamentales.

Más de 47 millones de personas en Argentina contenían la respiración el 18 de diciembre de 2022 cuando su selección disputaba el Campeonato Mundial de Fútbol. En aquellos rincones del país donde la tecnología es un lujo, también se pudo vivir este histórico partido contra Francia y todos los anteriores. Cada uno de los 650 centros de la red “Punto Digital” a lo largo y ancho de Argentina se convirtió en un “Punto Mundial”.

Más de 6.000 personas de localidades rurales y barrios populares celebraron comunitariamente la victoria de su equipo a través de actividades recreativas y de aprendizaje vinculadas al Mundial, algo que ejemplifica cómo en Argentina digitalización es sinónimo de inclusión.

Foto: © Programa Punto Digital. Subsecretaría de Servicios y País Digital – Argentina

“No solo se trata solo de conectividad, sino de generar un entramado social que permita compartir experiencias comunitarias. Estos puntos están pensados para acercar la tecnología a la niñez, a la juventud, a las mujeres, a las personas mayores”, explica Ana Carina Rodríguez, subsecretaria de Servicios y País Digital.

Los puntos digitales son espacios públicos con computadoras de última generación, proyector con pantalla gigante y consolas de videojuegos para favorecer el acceso de las y los vecinos de todas las edades a capacitaciones, esparcimiento y también asistencia para realizar trámites con el Estado.

“Punto Digital” es la iniciativa de inclusión digital y capacitación tecnológica más extensa de Argentina. Su implementación, como política de Estado, cuenta con más de 12 años de continuidad y se articula a nivel nacional, provincial y municipal. De esta forma, “cada municipio diseña un programa acorde a las necesidades específicas de su población”, explica Rodríguez.

Punto Digital es la iniciativa de inclusión digital y tecnológica más extensa de Argentina, con espacios de apropiación tecnológica, formación y participación comunitaria

Según datos de la Secretaría de Innovación Pública, dependiente de la Jefatura de Gabinete, 4 millones de personas utilizaron los Puntos Digitales durante el 2022, se gestionaron más de 1,4 millones de trámites gubernamentales con dispositivos públicos y con la ayuda de personal técnico en dichos centros. Asimismo, se instalaron 60 nuevos espacios y se renovaron otros 30.

El derecho a la educación

Durante la pandemia, niñas y niños de las zonas más apartadas y barrios desfavorecidos accedieron a sus clases virtuales en estos 650 puntos digitales, lo que permitió garantizar la continuidad de su derecho a la educación, recuerda Rodríguez.

Ese derecho a la educación que la tecnología ayuda a ejercer, también se extiende a la formación de capacidades digitales y laborales, a través de la “Plataforma de Aprendizaje Virtual (PAV), un campus virtual que está abriendo mundo de posibilidades de capacitación.

La plataforma de enseñanza está instalada en todos los equipos de la red de puntos digitales, pero también es de libre acceso desde cualquier dispositivo. Ofrece más de 100 cursos y formaciones a distancia, libres y gratuitas con temáticas tan diversas que van desde programación web, algoritmos, estrategias de marketing digital o diseño gráfico hasta el ejercicio de ciudanía y derechos, perspectiva de género y prevención de la violencia contra las mujeres o manejo responsable de la información, por citar algunos ejemplos.

Foto: © Programa Punto Digital. Subsecretaría de Servicios y País Digital – Argentina

La Plataforma de Aprendizaje Virtual ofrece más de 100 cursos a distancia de habilidades laborales, digitales y formación sobre derechos ciudadanos en el entorno digital

Más allá de la formación virtual, la estrategia de educación digital también contempla charlas presenciales sobre uso práctico de la tecnología en cuestiones del día a día, como sacar un turno para un trámite con el gobierno, validar su cuenta de Whatsapp, protegerse ante estafas por internet, etc.

“De esta manera, la tecnología empieza a ser más familiar y cercana. Al aumentar los niveles de alfabetización digital, las personas ganan confianza, autoestima y autonomía”, subraya la responsable de la iniciativa, quien pone en valor el trabajo con las personas mayores que van adquiriendo más habilidades y competencias para su día a día.

 

 

“País Digital” para tod@s

La iniciativa Punto Digital y la plataforma de aprendizaje virtual son ejemplos de una amplia estrategia federal llamada “País Digital” orientada a universalizar el acceso y apropiación de la tecnología, garantizar derechos fundamentales como la información, educación, cultura y esparcimiento, así como acercar el Estado a la ciudadanía. “Hablamos de una estrategia integral de inclusión digital articulada a nivel federal, provincial y municipal, explica Rodríguez.

Foto: © Programa Punto Digital – Subsecretaría de Servicios y País Digital – Argentina

La digitalización es una seña de identidad de Argentina y una política de Estado. Según datos de la UNESCO, Argentina uno de los países con mayor penetración de Internet en América Latina, con un 80% de la población con acceso a conectividad fija y móvil. Además, el informe de la CEPAL sobre digitalización de las mujeres muestra que Argentina es junto con Uruguay, uno de los países latinoamericanos donde no existe brecha de género en el uso de tecnologías digitales.

Preguntada sobre los buenos datos de conectividad de las mujeres, Rodríguez explica que “son ellas las que hacen la mayoría de los trámites con la administración y se han preocupado de aprender a utilizar las herramientas digitales para facilitar esas gestiones”, mediante la aplicación Mi Argentina”

Este perfil digital ciudadano para gestionar trámites, sacar turnos, acceder a las credenciales y recibir información y atención personalizada, tiene más de 19 millones de usuarios registrados y es una aplicación que ofrece servicios que van desde la tramitación en línea de documentos como el certificado de vacunación o el certificado único de discapacidad que permite a este colectivo acceder a todas sus prestaciones públicas, hasta servicios de salud online o sacar turnos para gestiones con la administración, reprogramarlos o cancelarlos. Las personas pueden vincular a la app su DNI digital, registro de conducir, seguro del automóvil, entre otros.

“Desde su implementación, se ha multiplicado por 5 el número de trámites que se realizan desde Mi Argentina, algo que refleja la sinergia positiva entre la tecnología y la articulación entre organismos públicos para mejorar la calidad de vida de las personas”, explica la subsecretaria de País Digital.

Dentro de la app Mi Argentina, la asistente virtual “Tina”, un chatbot con inteligencia artificial ofrece información, servicios automatizados y asistencia para realizar trámites y la derivación a operadores de los organismos públicos. Debe su nombre a las últimas cuatro letras del país suramericano.

Un Estado que ‘conecta’ con la ciudadanía

Al igual que para muchos países latinoamericanos, la pandemia significó para Argentina una toma de consciencia sobre el inmenso potencial de la tecnología para “conectar a las personas con sus derechos y acercar el Estado a la ciudadanía”.

La pandemia, explica Rodríguez, fue un punto de inflexión, aunque ya antes Argentina era uno de los países más avanzados en cuanto a conectividad y uso de las nuevas tecnologías, una política que se intensificó con el confinamiento.

La inclusión digital, el uso de la tecnología como habilitadora de derechos y la innovación en la atención ciudadana para una gestión pública cada vez más ágil forman parte de una política de Estado que “no tiene marcha atrás”, porque existe una creciente demanda ciudadana y cada vez más la consciencia de la existencia de estos derechos, explica Rodríguez.

Además, añade, nuestro “País Digital” está en constante construcción y mejora, “no es un ejercicio vertical, sino que aprendemos y vamos mejorando a partir de escuchar a la ciudadanía”, y también con la ayuda de herramientas de inteligencia artificial para introducir mejoras. Es un ejercicio de cocreación de la gestión pública junto a la ciudadanía a partir de una articulación con gobiernos provinciales y municipales, explica.

Partiendo de su propia experiencia de la digitalización como vehículo para ejercer derechos cívicos y hacer eficiente la gestión pública, Argentina celebra los avances para la aprobación de una Carta Iberoamericana de Principios y Derechos Digitales en la próxima Cumbre Iberoamericana.

“Nos parece muy importante que tengamos a nivel iberoamericano unas bases y objetivos comunes sobre los derechos que los Estados debemos garantizar a todos los niveles y a la vez podamos compartir las experiencias para enriquecernos mutuamente en este camino”, concluye Ana Carina Rodríguez.

categorías:

Ciudadanía Derechos Digitales Derechos digitales Destacado Digitalización Formación Historias Inclusión innovación pública Innovación Tecnológica Medio Rural Políticas Públicas Tecnología


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar | Más información
Recibe una alerta cuando esté disponible un nuevo especial temático sobre la cooperación en Iberoamérica en nuestro portal somosiberoamerica.org
* campo requerido
Idioma

Secretaría General Iberoamericana usará la información que nos proporciones en este formulario para estar enviarte actualizaciones del portal Somos Iberoamérica e información relacionada.

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo click en el enlace del pie de nuestros emails.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.