“Se ha creado una red muy buena y diversa de saberes y proyectos”

“Se ha creado una red muy buena y diversa de saberes y proyectos”

Los Laboratorios de Innovación Ciudadana (LABIC) que impulsa la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) son espacios colaborativos en los que ciudadanos y ciudadanas de toda Iberoamérica y del resto del mundo se reúnen para desarrollar soluciones a problemas concretos de las comunidades.

Su objetivo es, también, que estas soluciones sigan perfeccionándose y puedan ser aplicadas en otras partes de la región, en lo que se conoce como “escalado”.

Cinthia Mendonça, una de las principales mentoras de los LABIC, afirma que los LABIC han conseguido mucho en los últimos años: “Creo que los Laboratorios han logrado crear una red muy buena y diversa de saberes y proyectos, una red de gente que se une para trabajar de manera colaborativa”.

“Yo, como mentora, he aprendido muchísimo”, asegura.

Sobre el futuro de los LABIC, Mendonça sostiene que “depende de que se dé continuidad de los proyectos” y de que estos se apliquen “a una escala mayor que la actual”.

“Me encantaría que en cada país de Iberoamérica hubiese un espacio para encontrarse frecuentemente, intercambiar conocimientos y desarrollar soluciones” Cinthia Mendonça

 

“Escalar” proyectos

Los Laboratorios cuentan ahora con el respaldo de la Unión Europea (UE) para escalar proyectos. De esta manera, la UE hace una apuesta decisiva por nuevas formas de cooperación protagonizadas por la ciudadanía, además de intensificar su vínculo con América Latina.

“Me encantaría que en cada país de Iberoamérica hubiese un espacio para encontrarse frecuentemente, intercambiar conocimientos y desarrollar soluciones”, dice Mendonça.

El próximo Laboratorio de Innovación Ciudadana, el LABICMEX, tendrá lugar en Guanajuato, México, y estará dedicado a soluciones para mejorar la vida de las personas con discapacidad, que suman 90 millones en Iberoamérica.

Entre las muchas propuestas exitosas de LABIC anteriores figuran la fabricación de prótesis impresas en 3D para víctimas del conflicto armado colombiano a un precio mucho menor que el del mercado y un dron con forma de tortuga para detectar y contabilizar microplásticos en el mar.