Cooperação Ibero-Americana, um modelo a exportar?

O modelo ibero-americano tornou-se numa referência deste tipo de cooperação; mas será possível exportá-lo para outras regiões do mundo?

Cooperação Ibero-Americana, um modelo a exportar?

A Cooperação Ibero-Americana tornou-se numa referência do modelo Sul-Sul. Em contraste com o tradicional esquema Norte-Sul, baseado numa ajuda condicionada e nem sempre definida pela população destinatária, a Cooperação Sul-Sul (CSS) assenta num sistema horizontal e equitativo, onde os próprios países recetores estabelecem as suas necessidades, numa associação entre iguais baseada em princípios de diálogo e solidariedade. Mas quais são os limites deste modelo? Até onde chega o seu alcance?

Vozes

Trata-se de um modelo exportável. Acumulámos experiências, capacidades e confiança

A Cooperação Ibero-Americana não só é pioneira, mas também lidera esta matéria a nível internacional

X

OPINA: Enrique Maruri, Director de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia

 

http://https://www.youtube.com/watch?v=Mz_SlJ_s8qU&feature=youtu.be

X

OPINA: Jorge Balbis, Director Ejecutivo de Asociación Latinoamericana de Organizaciones de Promoción al Desarrollo, A.C.- ALOP

 

Sin lugar a dudas la Cooperación Sur-Sur y Triangular (CSSyT) Iberoamericana se ha convertido en los últimos años en una práctica sumamente productiva en términos de proyectos y acciones, como consistente en cuanto a sus fundamentos teóricos, el mejoramiento de sus mecanismos de seguimiento, sistematización y evaluación de sus resultados. Lo mismo puede decirse respecto de su efectividad como generadora y fortalecedora de capacidades; instancia de colaboración y articulación; e impulsora de la integración regional.

En este sentido, el esfuerzo desplegado por los gobiernos de los países de la región junto con la SEGIB para multiplicar y diversificar las iniciativas, fortalecer capacidades institucionales y metodológicas, por ejemplo a través del Programa Iberoamericano de Fortalecimiento de la Cooperación Sur-Sur, también deben mencionarse como logros muy meritorios en la materia. Igual podemos decir respecto del Informe de la Cooperación Sur-Sur en Iberoamérica, verdadera referencia internacional respecto de esta práctica.

Para las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) de la región, entre las que se cuenta ALOP, a todo ello se agrega el contenido de muchas de las iniciativas de la CSSyT Iberoamericana, especialmente valiosas en términos humanitarios (como las “misiones” de médicos cubanos en Venezuela, Brasil o Ecuador), de apoyo al esclarecimiento de la verdad sobre violaciones de derechos humanos (como el apoyo de Argentina a Bolivia para la identificación de personas desaparecidas durante las dictaduras militares), o la atención de catástrofes naturales y emergencias humanitarias como lo ocurrido con Haití a principios del 2010 y para la reconstrucción del país desde entonces, etc.

Por todo ello es posible afirmar que la CSSyT Iberoamericana no solo es pionera sino que lidera en la materia a nivel internacional y por lo tanto, podría servir de ejemplo o pauta en términos conceptuales, metodológicos y operativos para otras regiones del mundo con similares demandas en términos de desarrollo y parecida voluntad de cooperar horizontalmente entre los países que las conforman.

Todo ello teniendo en cuenta que, por más exitosa y valiosa que pueda resultar la experiencia iberoamericana de CSSyT, siempre existirán condicionantes locales que facilitarán o no la posible “exportación” y adaptación del modelo iberoamericano a otras regiones, como ser, por ejemplo, la condición -con una sola excepción- de tratarse de una cooperación entre países de Renta Media y Alta; o la existencia de aceitados mecanismos y programas para el fomento de su práctica como los mencionados antes, y que no necesariamente existen en otras regiones.

Pero más allá de lo que puedan pesar condiciones concretas para la posible “exportación” del modelo iberoamericano de CSSyT a otras regiones en términos de prácticas o recursos aplicados, lo que sí podría hacer desde ya la comunidad iberoamericana es ofrecer su colaboración a otras regiones interesadas en aprender de su experiencia para promover y fortalecer esta modalidad de cooperación en aspectos tales como: principios y criterios que la orientan, desarrollo de capacidades, ejemplos de marcos institucionales y fórmulas de articulación, buenas prácticas, mecanismos para la identificación y sistematización de casos e información, etc.

Y sobre todo, discutir con otras regiones y países con capacidades y necesidades similares los fundamentos políticos de la CSSyT tal como se practica en Iberoamérica, no con el ánimo de imponer, sino de contribuir a desarrollar un discurso y una narrativa compartida desde el Sur sobre las virtudes de esta “otra” cooperación respecto de la tradicional. Ello no solo ayudará a la propia Comunidad Iberoamericana y a otras regiones a perfeccionar su argumentación sobre la naturaleza “diferente” de la CSSyT -debiendo sin duda también atender para ello a los señalamientos sobre los que comúnmente es objeto como modalidad emergente de cooperación, mismo de parte de las OSC-, sino que supondrá una contribución para un mayor y mejor conocimiento de las potencialidades y beneficios que pueden derivarse de esta modalidad en los debates y foros internacionales sobre la Cooperación Internacional para el Desarrollo (CID).

En síntesis, más allá de las posibilidades reales de “exportar” un eventual modelo Iberoamericano, de lo que sí estamos seguros es que la región cuenta con el reconocimiento internacional para promover una discusión seria y fundamentada a partir de su experiencia, para el bien de su práctica de la CSSyT y en beneficio de una real reconceptualización de la CID, tanto en términos de sus fundamentos, como de los objetivos que la orientan, las modalidades con que se aplica y los mecanismo con que se miden sus resultados.

Argumentos a ter em conta

  • A Cooperação Sul-Sul responde ao esforço comum dos povos e países do Sul que, a partir das experiências partilhadas e com base nos laços de solidariedade e objetivos comuns, apresentam um modelo de cooperação livre de qualquer condicionalidade e que respeita a soberania nacional.
  • A Cooperação Horizontal Sul-Sul Bilateral é uma modalidade de Cooperação Sul-Sul na qual dois países em desenvolvimento trocam recursos e experiências. Tal como no modelo geral, nesse intercâmbio não há condicionalidades e a interlocução realiza-se em igualdade de condições.
  • O aumento de projetos com base na Cooperação Sul-Sul, bem como o crescente debate em diversos fóruns, fez com que este se tornasse num modelo de referência que se associa a uma maior democratização e horizontalidade no âmbito do sistema internacional.
  • Apesar dessa presença nos fóruns, ainda não há um consenso internacional sobre o alcance e as implicações da Cooperação Sul-Sul como modelo. Esta ausência dificultou a tipologia das diferentes estratégias utilizadas, a medição de resultados e a comparação de experiências.

Documentos úteis

Bibliografia

Outros recursos

Continuar lendo